Vol. 5 Núm. 4 (2007): Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos en América Latina y Europa
Artículos

La Invisibilización del Alumno: Un fenómeno Inadvertido del Sistema Escolar Mexicano

M. Cecilia Fierro Evans
Universidad de Zaragoza - España
Publicado julio 8, 2016

Palabras clave:

Calidad, Eficacia, Cambio, Mejora, Equidad, Innovación.

Resumen

La presente investigación realiza un acercamiento a los conflictos morales que enfrentan directores de escuelas públicas del nivel básico, con el objeto de comprender tramas de relaciones y procesos culturales vinculados tanto con su generación como con su resolución. Las narraciones de 199 directores y directoras de escuelas públicas de Educación Básica en México sobre los dilemas morales que enfrentan en su gestión, son analizadas desde una perspectiva narrativa y socio-cultural. El informe resultante permite describir elementos del orden moral subyacente al funcionamiento de la escuela, el cual tiene el efecto de invisibilizar al alumno como sujeto y su educación como objeto del quehacer profesional de directivos y docentes. Se sostiene que este fenómeno resulta de la conjunción de tres órdenes de factores. Las condiciones materiales y administrativas del puesto directivo, configurado históricamente en favor de su quehacer como director-administrador de la escuela a lo que se añade la necesidad de conducirse como negociador en el margen ante un conjunto de contradicciones de distinto orden que enfrenta cotidianamente. En segundo término, las condiciones político-laborales han privilegiado la vía política como ruta de ascenso en la carrera magisterial, de lo que se deriva el aprendizaje de gestionar el plantel bajo la premisa de orden corporativo que ha establecido el apoyo mutuo entre pares como el último no negociable en la vida escolar. En tercer lugar, las condiciones profesionales aportan un débil conjunto de herramientas de orden pedagógico que por lo mismo no logran configurar criterios que orienten la toma de decisiones considerando el interés de los alumnos. Visto de conjunto, tales criterios serán tanto más insuficientes cuanto más complejos sean los problemas a encarar, quedando subordinada sistemáticamente la perspectiva de lo educativo, lo que equivale a invisibilizar ante los propios agentes educativos, la centralidad del alumno y la protección de sus derechos fundamentales