Constitución de 1978 y modelo autonómico

J. Rodríguez Arana

Resumen


En la historia de un país hay hitos históricos que contribuyen a conformar los rasgos de la ciudadanía política de sus habitantes. Olvidarlos, desvirtuar su sentido, o convertirlos en un tópico inerte, afecta de manera inmediata a nuestra propia identidad de ciudadanos. Por eso no es ocioso, sino un saludable ejercicio cívico, que recordemos la centralidad que entre nosotros ocupa el 6 de diciembre de 1978. Ese día, se abrió para España, para todos los españoles, un esperanzador panorama de libertad, de justicia, de igualdad y de pluralismo político. Recordar esta fecha es reconsiderar el valor de estos preciados bienes, lamentar su ausencia en tantos años de nuestra historia, rememorar el esfuerzo de su consecución y reafirmar nuestro compromiso de preservarlos y enriquecerlos. Ahora, desde las coordenadas del pensamiento abierto, plural, dinámico y complementario me parece que se puede entender mejor el sentido y la operatividad de ese gran hito de nuestra historia que es la Constitución de 1978, un gran ejercicio de acuerdo, de magnanimidad y de generosidad, pensando en la convivencia pacífica y armoniosa de los españoles y en un camino abierto para el libre desarrollo de los derechos fundamentales de todos nuestros compatriotas.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Revista Jurídica Universidad Autónoma de Madrid

ISSN versión electrónica 2174-0844  

ISSN versión impresa: 1575-720-X