Núm. 27 (2014): Feminismos en las Relaciones Internacionales, 30 años después
Artículos

“Sin mujeres por aquí”. Discursos de género en las Operaciones de Paz de Naciones Unidas

Randi SOLHJELL
investigadora asociada al Instituto Noruego de Asuntos Internacionales (NUPI en sus siglas en inglés)
Biografía
Publicado octubre 29, 2014

Palabras clave:

Discursos de Género , Resolución 1325 , Operaciones de Paz de Naciones Unidas , RD Congo
Cómo citar
SOLHJELL, R. (2014). “Sin mujeres por aquí”. Discursos de género en las Operaciones de Paz de Naciones Unidas. Relaciones Internacionales, (27), 97-116. Recuperado a partir de https://revistas.uam.es/relacionesinternacionales/article/view/5239

Resumen

La disciplina de Relaciones Internacionales (RRII) ya no es un mundo u?nicamente de hombres. Durante de?cadas, las acade?micas feministas de Relaciones Internacionales han sido capaces de desafiar los discursos sobre seguridad, poder y conflicto ciegos ante el ge?nero y dominados por varones. Sin embargo, y fuera de la burbuja acade?mica, en las poli?ticas internacionales de forma ma?s amplia, y con la Resolucio?n del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas 1325 (2000) sobre Mujeres, Paz y Seguridad, de forma especi?fica, el “ge?nero”, en relacio?n a la paz y seguridad, es interpretado comunmente desde una perspectiva estrecha. Este arti?culo discute algunas de las contribuciones a la agenda de Mujeres, Paz y Seguridad y ofrece un ejemplo empi?rico sobre los discursos de ge?nero que existen dentro del contexto de las operaciones del paz, basado en diversos trabajos de campo sobre los pacificadores y el personal nacionial de la operacio?n de Naciones Unidas en la Repu?blica Democra?tica del Congo, la MONUSCO. La autora encuentra co?mo el ge?nero es interpretado de como algo separado, relacionado so?lo con mujeres y fuera de la actividad principal del mandato, de restauracio?n del estado y la proteccio?n y seguridad militarizadas. La interpretacio?n del ge?nero como mujeres conduce a una una asuncio?n distorsionada sobre su irrelevancia para los hombres en la medida en que “no hay mujeres aqui?”, como un pacificador expreso?. Este esencialismo del ge?nero es reforzado por los propios expertos en ge?nero para poder alcanzar mayor peso poli?tico. El argumento de la autora sen?ala que enmarcar a las mujeres, por un lado, en la necesidad de proteccio?n — victimizacio?n— y como potenciales pacificadoras es una narrativa fa?cil de vender respecto al masculinizado Consejo de Seguridad adema?s de las operaciones de paz “robustas” de Naciones Unidas.