EL MITO DE TELEPINU Y EL ALTAR PRIMORDIAL EN FORMA DE PIEL DE TORO

Martín Almagro-Gorbea, Alberto J. Lorrio, Alfredo Mederos, Mariano Torres Ortiz

Resumen


La eschára o altar doméstico, que tiene su origen en el hogar doméstico, ocupaba el centro del megaron o habitación rectangular que constituía el elemento esencial del anaktoron o palacio heládico del rey o basiléus, relacionado con el culto dinástico a sus antepasados. Esta eschára pasó al interior de algunos templos al desacralizarse la monarquía, templos en los que suele aparecer asociada a un banco corrido que revela su origen en los banquetes regios del basiléus con sus clientes. 
En el mito hitita de Telepinu, el hijo del Dios de la Tormenta se convierte en un “rey-dios”, archegéta o rey-fundador de la ciudad y del reino. En su palacio encendió el primer fuego de la ciudad, acto que constituyó su fundación ritual, tras la que dicho hogar pasó a ser el centro onfálico de la nueva ciudad. Este primer fuego se realizaba sobre la piel de un buey o toro sacrificado, extendida en el suelo, como primera eschára o altar, al ser allí donde se cocinó la carne del primer banquete sacrificial. En este primer banquete los dioses participan y se sentaban junto al rey y la reina, pues el bovido, perteneciente a los dioses, sólo podía ser comido por los hombres si entregaban una parte a los dioses, por medio del sacrificio primordial. Este hogar tenía también carácter ctónico, como bóthros que comunica con el mundo subterráneo y su fuego se apagaba al desaparecer Telepinu bajo tierra, mientras que volvía a arder al reaparer el dios.

Palabras clave: altar de piel de buey, banquete sacrificial, Hititas, Telepinu, Tartessos

Summary
The echára or domestic shrine, which has its origin in the domestic hearth, occupied the center of megaron or rectangular room, which was the essential element of the anaktoron o Helladic palace of the king or basiléus, related to the dynastic cult to their ancestors. This eschára was transfered inside some temples when the monarchy desacralize, usually associated with a long bench, that reveals its origins in the royal banquets of the basiléus with his patronage.
In a well known Hittite myth, Telipinu, son of the Storm God, “god-king”, archegéta and king-founder of the city and the kingdom, lit in his palace the first fire of the city, which thus became its ritual foundation and the the new city’s central omphale. This first fire took place on the skin of a sacrified ox or bull, spread on the ground, which became the first eschára or shrine to cook the meat of the first sacrificial feast. In this first feast the gods take part and sat beside the king and queen, because the sacrificial ox, belonging to the gods, only could be eaten by men if they give a portion to the gods, through this primordial sacrifice. This fire had a chthonic character, acting as a bóthros that communicates with the underword and it was extinguished when Telipinu disappear underground, while returning to burn when the god reappeared.

Keywords: Oxhide shrine, Sacrificial feast, Hittites, Telipinu, Tartessos


Texto completo:

PDF


DOI: http://dx.doi.org/10.15366/cupauam2012.38.012

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Cuadernos de Prehistoria y Arqueología Universidad Autónoma de Madrid (CuPAUAM)

ISSN versión electrónica: 2530-3589

ISSN versión impresa: 0211-1608