Los orígenes del fundamentalismo

Félix Páez Galián

Resumen


Introducción

1. La situación actual del fundamentalismo religioso

Actualmente existe un grave enfrentamiento del fundamentalismo religioso islámico contra otras culturas, como la cristiana o la judía. La destrucción del World Trade Center de New York, el 11 de septiembre de 2001, así como los atentados del 11 de marzo en Madrid, los atentados de Londres, y muchos otros conflictos que han sucedido en otros países europeos, nos demuestran que existe un grave choque de culturas. Otros hechos de gran gravedad son los conflictos de Irak y de Afganistán, y los negros horizontes que amenazan a Irán en estos últimos días, debido al acceso a la tecnología nuclear por parte de este último país. Este choque de culturas es fomentado por el fundamentalismo religioso islámico, y no se ha originado de repente, sino que tiene una larga historia.

2. El laicismo de los países occidentales

En los países occidentales la tradición religiosa ha ido pasando a un segundo plano. La religión se ha convertido en una vivencia particular y privada. Los Estados ya no se declaran confesionales, y la religión ha quedado relegada al plano de la conciencia personal. Esta es la consecuencia de la filosofía racionalista de los siglos XVII y XVIII en Europa, que siguió a las guerras de religión entre católicos y protestantes de los siglos XVI y XVII. La conclusión fue que era mejor dejar las creencias religiosas para el ámbito personal, y evitar el enfrentamiento entre los seguidores de las distintas corrientes religiosas. Hoy en día los países occidentales no son confesionales, y defienden la libertad religiosa. De hecho la filosofía griega comenzó como una lucha del “logos” frente a los “mitos”, ya que la intención de los filósofos griegos fue la explicación racional y científica de los hechos, eludiendo la explicación mitológica. Y a través de los siglos, la filosofía racionalista trató de aplicar la razón a todos los fenómenos físicos y sociales, lo cual trajo consigo el nacimiento de la ciencia y el abandono de los mitos religiosos. En todo caso, ese planteamiento racionalista ha desembocado en el laicismo de los países occidentales, y la declaración de libertad religiosa para sus ciudadanos, ya que la convivencia se basa en normas racionales y no en mitologías religiosas.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2006 Félix Páez Galián

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

BAJO PALABRA. Revista de Filosofía

ISSN versión electrónica: 1887-505X

ISSN versión impresa: 1576-3935