Núm. 2 (2007)
Actualidad en investigación

El "Primer Motor" en Aristóteles: una revisión desde la "Física" y la "Metafísica" aristotélicas

Publicado febrero 25, 2016

Resumen

Una reflexión seria y una consideración adecuada y comprehensiva del Corpus del estagirita justo en sus lugares más destacados (Physica, Metaphysica) supondría, inevitablemente, la llegada al ‘Primer Motor’ como fin último de la investigación –tanto por él, como por nosotros– emprendida; por lo mismo el interés en destacar este punto de arribo constituye el propósito del presente proyecto. Establecido el punto de llegada de la investigación, lo primero que se requiere para esclarecerlo es el recorrer retrospectivamente el camino que lo posibilitó; esto es, determinar el desde donde se inició, su punto de partida. Así, es necesario, en una instancia inicial, identificar(en los lugares indicados) e intentar esclarecer –explicándonoslos– al máximo los conceptos básicos fundamentales que soportan la totalidad de la reflexión aristotélica; motivos fundamentales como la clasificación de las ciencias, las cuatro causas, el movimiento, el acto y la potencia, la substancia, etc., sin los que sería posible una acertada comprensión, ni siquiera un incipiente abordaje, del espectro que la reflexión aristotélica cubre. Una vez efectuada esta insoslayable fundamentación vendría una puesta en relación de la misma, del contenido e implicaciones de estos conceptos motivos básicos, con la temática central de la investigación: la indagación en torno al ‘Primer Motor’. Por tanto, a medida que cada uno de los mentados ‘conceptos fundamentales’ vaya siendo aclarado, y su dominio minuciosamente delimitado, se tendrá siempre a ojos vistas el objeto final hacia el que la investigación se dirige, estableciendo el tipo de relación pertinente entre ambos. Tras la delimitación y la puesta en relación queda el interpretar lo que en torno al ‘Primer Motor’ Aristóteles dice (precisamente en Phys. VII y VIII, en especial capítulos 5 y ss., y en Met. ?, en especial capítulos 6 y ss.), destacando nuevamente, ahora desde una perspectiva privilegiada y conclusiva, las relaciones profundas existentes antes esbozadas. Concluido ya el trabajo exegético básico, lo que se vendría como punto final sería el contraste de los resultados alcanzados en la investigación con los obtenidos en interpretaciones ya clásicas (tanto antiguas como contemporáneas), estableciendo tanto convergencias como divergencias de la nuestra con éstas e intentando señalar horizontes problemáticos posibles para una futura investigación.