Núm. 37 (2018): Historia y Teoría de las Relaciones Internacionales: Diálogo y ausencias en un debate científico
Ventana Social

Explicar, valorar, comprender e influir: en torno a la “actuación” del historiador en la Historia de las Relaciones Internacionales / Entrevistas a varios autores

Francisco Javier PEÑAS ESTEBAN
Profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Autónoma de Madrid
Biografía
Número 37
Publicado febrero 22, 2018
Cómo citar
PEÑAS ESTEBAN, F. J. (2018). Explicar, valorar, comprender e influir: en torno a la “actuación” del historiador en la Historia de las Relaciones Internacionales / Entrevistas a varios autores. Relaciones Internacionales, (37), 193-207. https://doi.org/10.15366/relacionesinternacionales2018.37.008

Resumen

En las discusiones que los coordinadores sostuvimos para preparar este número 37 de la Revista de Relaciones Internacionales, surgieron problemas que afectaban a la Historia, otros que afectaban a la Teoría de Relaciones Internacionales, y otros cuyo efecto abarca toda la teoría social y política. Discusiones sobre las fuerzas profundas, el evento/acontecimiento, y la influencia relativa de ambos; sobre narrar desde el presente, pero contextualizando los actos y discursos de los protagonistas en su lugar en el tiempo y en el espacio; entre otras.

Una de estas discusiones —muchas veces dilemáticas— se refería a la responsabilidad y la culpabilidad (moral) en la Historia; otra discusión recurrente era el papel del historiador en una época en la que hasta los medios de comunicación más rancios usan términos como narrativas.

Ciertamente los discursos, las narrativas y los relatos crean realidad e identidad, y a nadie se le escapa que, hoy por hoy, lograr que una narrativa sea hegemónica es un triunfo político de primer orden.

Pero, aunque muchas personas se sienten autorizadas a sentenciar sobre la Historia —y a la misma Historia— en una tertulia o en una columna de prensa, los trabajos de los profesionales son, como mínimo, la referencia —de lo que no es simplemente inventado. Y ahí está nuestra responsabilidad como estudiosos y académicos.

Como teníamos claro que no resolveríamos las cuestiones —incluso que algunas de ellas no tienen solución— decidimos preguntar a colegas historiadores y de relaciones internacionales sobre estas últimas preocupaciones.